Historia del airsoft

El Airsoft fue inventado en Japón a causa de una prohibición que data desde finales de la Segunda Guerra Mundial, según la cual la tenencia y uso civil de armas de fuego reales es ilegal. Empezaron a aparecer copias exactas en escala 1:1 de las reales. Estas replicas obtuvieron una gran acogida, para quienes querían disparar y coleccionar armas y no querían quebrantar la ley. Es por eso que una de las prioridades del Airsoft es poder replicar (de ahi el nombre que se le da comúnmente: réplica) las armas del mundo real y casi todas los fabricantes de réplicas para Airsoft tienen contratos de licenciamiento con los verdaderos fabricantes para copiar externamente los modelos y usar sus marcas de registro. A pesar de concepciones erradas, el airsoft fue practicado por primera vez a finales de los 70 y principio de los 80, a partir del concepto de usar replicas con aspecto de armas reales que disparasen proyectiles no letales con el propósito de simular situaciones de confrontación armada. Hay versiones que dice que las replicas de airsoft datan del año 1950 con la aparición de una pistola de juguete llamada “Shootin’ Shell”, fabricada por Mattel. Se dice también que el Ejército de los Estados Unidos ya había concebido este tipo de ideas tras la Segunda Guerra Mundial.